Es el gasóleo destinado para calefacción y el más económico, debido a que tiene algo menos de filtrado. Sin embargo, su alto contenido en parafina produce un alto poder calorífico. Está específicamente concebido para proporcionar calor.

A diferencia de otros combustibles gaseosos, el gasóleo Calefacción es seguro por tener un punto de inflamación superior a 60ºC. Su composición cambia según la temporada, para evitar congelaciones en temperaturas extremas.

Su uso continuado permite la conservación y protección de toda la instalación de calefacción, reduciendo las revisiones y los costes de mantenimiento.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies